MIXTECA OAXAQUEÑA

MIXTECA OAXAQUEÑA



ubicacion


La mixteca oaxaqueña es una de las ocho regiones de Oaxaca, ubicada al norte de Oaxaca. Los mixtecos formaron una de las civilizaciones más brillantes de Mesoamérica, sobrevivieron a la Conquista española y fomentaron una impresionante tradición sincrética mixteco-europea que perdura hasta la fecha. Tlaxiaco es la segunda ciudad en cuanto a población La Región de la Mixteca Oaxaqueña, colinda con los estados de Puebla y Guerrero, con la Región de la Cañada al este, al sureste con Los Valles Centrales y al sur con la Sierra Sur. En Oaxaca, La Mixteca ocupa 189 municipios de los distritos de Silacayoapan, Huajuapan de León, Santiago Juxtlahuaca, Coixtlahuaca, Nochixtlán, Teposcolula, Tlaxiaco, Putla y Jamiltepec; y 14 municipios más que pertenecen ocho a distritos de Cuicatlán, dos a los de Zaachila, uno a Sola de Vega, dos a Etla y uno a Juquila.

Huajuapan es la ciudad más poblada, seguida de Tlaxiaco. Estas dos ciudades son las que encabezan el movimiento por la recuperación de su legado, dentro de todo el contexto oaxaqueño. También tiene diferentes jarabes uno de ellos es el jarabe mixteco.En los nueve distritos que se consideran mixtecos: Silacayoapan, Huajuapan, Coixtlahuaca, Tejupam, Juxtlahuaca, Teposcolula, Jamiltepec, Nochixtlán, Tlaxiaco y Putla habitan 556 256 individuos mayores de cinco años, de los cuales 2276 hablan mixteco, según el Censo de 1990. A nivel nacional se registraron cinco variantes de la lengua mixteca con un total de 386 874 hablantes de mixteco.Las lenguas indígenas que se hablan en La Mixteca, además del mixteco, son el triqui, el amuzgo, el chocho, el nahua y el ixcateco; en zonas colindantes: el popoloca, al norte; el nahua y el mazateco, al noreste; el cuicateco y el zapoteco, al este; el chatino al sureste, y el tlapaneco al oeste. Según Jiménez Moreno, el mixteco pertenece al grupo macro otomangue, subgrupo otomangue, rama mixteco-popoloca, familia amuzgo-mixtecana y está emparentado con los idiomas cuicateco, triqui y amuzgo y un poco más alejado del popoloca, el ixcateco, el chocho y el mazateco. Existen, asimismo, siete complejos dialectales del mixteco: el de La Mixteca Baja, el de Coatzospan-Cuyamecalco, el de la Costa, el de Guerrero, el de Yanhuitlán-Cuilapan, el de Teposcolula-Tilantongo y el de Tlaxiaco-Achiutla. Según Margarita Nolasco, esta lengua pertenece a la familia mixteca del tronco zavizaa y del grupo otomangue, junto con el cuicateco, el triqui, el amuzgo y el tacuate. Según ella, las lenguas chocho-popoloca, ixcateca y mazateca forman parte del mismo grupo y tronco, aunque forman una familia distinta a la que denomina mazateco-popoloca. De la población mayor de cinco años que habla mixteco, para 1990 19.7% son monolingües, en tanto que el resto no está especificado


gastronomia

En la gastronomía mixteca hallamos la mejor riqueza alimenticia, por ejemplo: las deliciosas tlayudas con asiento, tasajo o manitas de puerco; el inigualable mole negro, el ameno estofado, el agradable coloradito, el deleitable tasajo asado, la encantadora carne enchilada, la fascinante alegría, los maravillosos chiles rellenos, los exquisitos nopales en escabeche; las apetitosas empanadas de flor de calabaza, de queso, de quesillo, de chorizo, con papas y de hongos; la rica barbacoa de chivo y de borrego, el refrescante tejate; las maravillosas aguas frescas de nopal, jamaica, limón, naranja, sandía, horchata, melón, papaya, piña, pitaya, chilacoyote, manzana, durazno, mango, guayaba; la fascinante salsa de panal, el extraordinario pollo enchilado; el típico chile ajo rojo, verde, amarillo y con verdolagas; las atractivas calabacitas con carne de puerco, el estupendo guisado de papas; las incomparables pitayas, los fascinantes codornices asados, la tradicional torta de camarón, las típicas memelitas de frijol, los riquísimos elotes preparados, las fantásticas nieves, los sabrosísimos dulces; la embriagadora mermelada de membrillo, de durazno de jamaica y de tejocote; el extraordinario queso botanero, las apreciables chalupas; los inigualables tamales de elote, de mole, de salsa, de rajas, de dulce, de frijol, de iguana; las apreciables enchiladas rojas y verdes; las entomatadas, las enfrijoladas; las pitahayas, las verdolagas, los quelites, las calabacitas, el chile atole, el champurrado, el atole blanco, el pan de pulque, las palanquetas, las pepitas de calabaza, los tacos tostados, etc. Sin duda, la gastronomía mixteca es una de las más ricas.


Ropa tipica de la mixteca


La vestimenta de los mixtecos consiste, para la mujer: en una blusa de manta, una enagua hecha a base de tela tejida con algodón y teñida con extracto de caracol de colores vivos con tonalidades purpúreas, actualmente son hechas de popelina con flores estampadas y adornadas con tres listones de colores, por el costado izquierdo de esta prenda reluce un fajo de siete listones de colores llamativos, debajo de ella un refajo de manta; un mandil hecho a base de tela de algodón, un huipil hecho a base de tela de algodón y bordado a mano, y una faja con la que se sostiene la enagua. Portan collares de papelillo de distintos matices. Anteriormente andaban descalzas, ahora usan huaraches y tienen un peinado especial que consiste en una especie de trenza anudada en la frente, la adornan con cuatro listones y un clavel rojo. En los hombres es común usar camisa y calzón de manta, anteriormente el calzón (pieza parecida al pantalón en la usanza mestiza) hecho a base de tela tejida en telar de mano, el cotón (parecida a la camisa en la usanza mestiza) hecho también en telar de mano, sombreros de lana o palma con ala ancha y huaraches de piel. La indumentaria entre los mixtecos representa un acervo maravilloso de expresión artística, heredada de muchos siglos antes de la conquista española, en donde el arte textil indígena de todo nuestro país alcanzó un alto desarrollo. Sus técnicas complicadas y los bellos motivos estilizados que decoran los vestidos, dejan ver rica tradición que se niega a desaparecer aún con la sustitución por telas y decoraciones de tipo europeo o yankee.


lugares turisticos


EL BOQUERÓN DE TONALÁ Con una distancia de más de 5 kilómetros del Rio Salado y una majestuosa grieta que conforman el Cerro del Itoque y las Montañas de la Sierra Madre del Sur, Santo Domingo Tonalá, comunidad del distrito de Huajuapan, muestra al mundo la imponencia de su Cañón, o bien "El Boquerón", del cual se narran impresionantes historias y diversos acontecimientos históricos. La población de Santo Domingo Tonalá se encuentra a 40 minutos de la ciudad de Huajuapan de León. Son 237 kilómetros de distancia si las personas viajan de la capital del estado hacia dicha localidad por la carretera federal 190 y la estatal Huajuapan-Juxtlahuaca. En medio del Rio Salado, se encuentran paredes de más de 300 metros de altura. Cuenta con un andador de más de dos kilómetros; en el trayecto se pueden observar las maravillas de la naturaleza desde cuevas que sirven de refugio a la fauna silvestre, hasta la vegetación que adorna las figuras rocosas que su imaginación permita

LA PRESA DE SAN FRANCISCO YOSOCUTA San Francisco Yosocuta, agencia municipal de Huajuapan desde 1976, ha llevado la actividad marítima a los mixtecos. Según comentan sus habitantes, para lograr tener un manantial abundante que suministrara agua potable a la zona, fue necesario desalojar a un poblado de más de mil 600 habitantes, los cuales por órdenes del general Lázaro Cárdenas del Río, en ese entonces Presidente de la República, fueron restablecidos en la parte superior. Isaac Cisneros, habitante de San Francisco Yosocuta, comentó que ahí, las personas nativas y ajenas a la localidad, tienen la oportunidad de pasar momentos agradables en la presa "Lázaro Cárdenas", y es que la población ya cuenta con todos los servicios, como lo son restaurant-bar, hoteles, sanitarios públicos, teléfono y medios de transporte, en los cuales pueden llegar desde Huajuapan de León. A escasos 30 minutos de Huajuapan, San Francisco Yosocuta da la oportunidad a las personas de vivir momentos mágicos, desde un amanecer con un clima templado por el agua y de los atardeceres que hacen que el agua se convierta en una mesa de tornasol, debido a los últimos rayos de luz que refleja el astro rey.

PUTLA VILLA DE GUERRERO Muy oculto entre las tierras de los "Dioses de las nubes", el Cerro del Pájaro guarda entre una majestuosa cueva los ritos que los habitantes de la etnia Triqui realizan para cumplir con mandas, peticiones, entre otras acciones más, a sus dioses de la luz y de la noche. En dicho lugar, a pesar de una escasa información por la poca difusión, las personas amantes de lo paranormal tendrán la oportunidad de constatar lo dejado por los antepasados. Gonzalo Ruiz Antonio, habitante de la localidad denominada "El Carrizal", relató que en dicho lugar muy pocas son las personas que se han atrevido a explorar, y es que dijo que en la cueva de más de 300 metros de profundidad por 200 de altura, los triquis de San Juan Copala, Chicahuaxtla, Tlaxiaco, inclusive de Coicoyán de las Flores, llegan y dejan sus ofrendas para sus negocios con Dios, o bien la "Santa Muerte". Relató que la cueva que se ubica en el Cerro del Pájaro, pertenece al distrito de Putla Villa de Guerrero. En el lugar, las personas pueden llegar, sin embargo, agregó que deben de ser muy respetuosos de lo que ahí se observa, pues pueden romper alguna cadena de manda o pedimento a favor o a mal de las personas. Más abajo, dijo, se encuentra la Cascada del Pájaro, la cual se formó a consecuencia del escurrimiento de los cerros a consecuencia de las lluvias. Ahí como el Cerro del Pájaro también las personas van a dejar sus mandas. Como habitante de la etnia Triqui, mencionó sentirse muy orgulloso de contar con los atractivos turísticos, aun cuando no han sido explorados, pues lamentó de la situación en la que se encuentran el resto de la Mixteca

Tlaxiaco y sus bellezas En el distrito de Tlaxiaco, en donde esperan también a miles de visitantes, hay infinidad de lugares que ofrecen vistas increíbles de la naturaleza y el paso de nuestros ancestros través de las ruinas arqueológicas o antiguos vestigios que dejaron, algunos que fueron herencia de los Dominicos en su paso por esta región y otros de los antiguos pobladores de la Cultura Mixteca. Iniciando en la Tres Veces Heroica Ciudad de Tlaxiaco, se encuentra el centro Histórico, que guarda entre sus calles el Templo de la Asunción que data del Siglo XVI. El paso en el parque no puede faltar, sobre todo pararse frente al reloj, el cual es considerado como un símbolo para los habitantes, según los datos históricos fue construido en el siglo XX; en la visita por este lugar no se puede omitir la visita al mercado y al mural de la Casa de la Cultura, que habla sobre la génesis de la cultura mixteca y fue pintado por Ángel León. A 15 minutos al noreste de Tlaxiaco, se encuentra el Paraje Los Arcos, el cual está en la cima del Cerro del Tambor que rodea parte de la Heroica Ciudad; en este sitio se encuentran los arcos antiguos que en el siglo XVIII fueron construidos para fungir como acueductos que se encargaban de llevar el agua a los tlaxiaquenses. Santiago Yosundúa es uno de los tantos lugares que se encuentran en el distrito de Tlaxiaco y que ofrecen infinidad de opciones para esta Semana Santa; esta comunidad se encuentra por el rumbo de Chalcatongo de Hidalgo a cinco horas aproximadamente, la cual tiene más de 10 metros de altura, el lugar ideal para disfrutar de un día de campo internado en la vegetación de este poblado.